jueves, 17 de diciembre de 2015

Reseña: Pídeme lo que Quieras



Titulo: Pideme lo que Quieras
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Planeta
Páginas: 464
Año de publicación: 2012
Formato: Pídeme lo que quieras 
ISBN: 9788408034513


SINOPSIS

Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasía y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes... Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.



Judith es una chica que vive en Madrid y trabaja en una gran empresa alemana, su vida es de lo más normal, incluso se podría decir que es monótona, hasta que aparecer Eric Zimmerman en un ascensor y su vida cambia por completo. Se adentra en un mundo que ni siquiera podía imaginar que existia, y del cual sale bastante maravilla. Todo da un giro, cuando se da cuenta que lo que empieza con una especie de juego, intervienen los sentimientos.

Había oído mucho hablar de este libro, y como es evidente, todo tipo de opiniones. debo confesar que muchas de ellas me parecen exageradas, en lo referente a llamar maltratador al protagonista y demás cosas... 
No es una novela que se caracterice por tener una trama muy elaborada, de hecho puede resultar una historia bastante simple, en lo que al género erótico se refiere. Y como es normal, es imposible no hacer una comparativa con "Cincuenta Sombras de Grey". 
Sin duda, la novela de Megan Maxwell no tiene absolutamente nada que envidiar a la trilogía de "Grey", aunque no tiene una trama especialmente elaborada, si es cierto, que la tiene muchísimo más que los libros de E.L. James. 

El principal error de las novelas eróticas es el abusar demasiado del sexo, creyendo que eso es lo que más busca el lector a la hora de leer, y al menos en mi caso, evidentemente es erótica y busco esas escenas picantes, pero por favor, sin abusar. Y Maxwell, también comente este error un par de veces.

Aunque no sea un libro con una trama muy elaborada, su que se la recomiendo a todo a aquel que busque un rato entretenido y divertido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada